El último torneo cubano recogió el primer encuentro oficial entre padre e hijo en Cuba. Ocurrió entre Luar Baez (a la postre vencedor) y su progenitor Raúl Ernesto durante la disputa del Torneo Alfred Mosher in memoria jugado en el teatro de la Empresa de Proyectos de Obras de Transporte.