Andreu Pont Gómez es campeón paraguayo de scrabble. Se inició en España y en su ciudad natal, Barcelona, como uno de los precursores del scrabble competitivo en castellano integrando el Club Queimada. Se define buen administrador del atril pero de fácil desconcentración. Disputó el último Mundial bajo bandera del Paraguay, su actual residencia, y donde es uno de los activos fundadores de la Asociación Nacional junto a Natalia Cabarcos.

–         ¿Cuando empezaste a jugar y cómo?

Cuando era pequeño jugábamos en familia con mis hermanas y mis padres. Como en tantas casas, las normas eran muy familiares. Y el nivel…: Colocar simplemente una s al final de otra palabra era una estrategia común y poner un Scrabble®  era un milagro ocasional digno de ser aplaudido.

A nivel más competitivo empecé en mi época de estudiante universitario en Barcelona, tras ver un anuncio en el diario para un nacional, en el noventa y algo. Desempolvé el juego y fui a un par de competiciones. Ahí conocí que existía el Queimada, donde se jugaba regularmente en catalán y que casualmente estaba a tres manzanas de casa. Con Adán Cassán éramos los “niños” del local.

No pasó mucho para que se gestara, en un par de reuniones y una cena de juego hasta altas horas, el equivalente en castellano, en gran medida gracias al ímpetu de todos los Cassán, Miguel, Enric,…

–         ¿Cómo te definirías jugando?

Como en la vida, soy algo irregular. Me influyen mucho los factores externos y a veces me cuesta mantener la frialdad adecuada que requiere una competición de alto nivel. Por ejemplo, si no estoy con ánimo me puede dar por no contar las letras, con el riesgo que supone si el final es ajustado.

Pero aparte de eso soy muy analítico. Quizá porque no me gusta mucho estudiar listados de palabras, pero sí analizo mientras entreno mi forma de jugar: puntuaciones medias por partida y por tirada, la rentabilidad de cambiar, la rentabilidad que me da mantener una letra en mi atril o no… Y utilizo esos datos para tomar decisiones durante la partida. A veces se ven como extraños por el contrario, pero mis motivos tengo. Creo por eso que mi juego se basa mucho en un buen aprovechamiento de mi atril con el vocabulario que tengo, casi independientemente del ritmo del contrincante.

Y a veces me sale una partida memorable y la siguiente, por lo que sea, cometo errores garrafales.

–         Virtudes y defectos

Creo que ha quedado contestada en la pregunta anterior… Aprovechamiento del atril contra la falta de concentración en momentos determinados.

–         Tras ser campeón nacional, la experiencia de un Mundial siempre deja huella y regusto. ¿Cuáles fueron las reacciones personales y las impresiones tras la competición?

La verdad es que quedé emocionado. Yo había estado como organizador en Alfaz del Pi y en como jugador en el extra de Montevideo. Pero estar en la competición principal es algo totalmente diferente. En la primera partida estaba tan nervioso que fui incapaz de dar pie con bola, y apenas pasé de los 250 puntos. Quedé impresionado por la calidad humana de todos los participantes que a fin de cuentas eran contrincantes, del nivel competitivo, de las sinergias que puede provocar algo tan sencillo como un juego de mesa entre gente de edad, cultura, personalidad y profesión diferentes.

–         La pasada temporada Paraguay organizó su primer Campeonato Nacional con participación mundialista posterior. Una oportunidad para relanzar el scrabble® ®  en el país. ¿Qué objetivos tiene la Asociación para el 2011?

La intención es gestarse como asociación legal y crear una página web. Pero por encima de todo, lo más importante es fortalecerse en el día a día, realizando actividades o competiciones con la regularidad y dando a conocer poco a poco el juego.

–         ¿Qué le falta al scrabble®  paraguay para afianzarse y ser competitivo?

Pues sobretodo paciencia y tiempo. En Paraguay no hay costumbre de los juegos de mesa, excepto quizá el ajedrez. El primer paso es darse a conocer para que no haya potenciales jugadores con ganas de jugar y sin saber dónde. Hacerse competitivo es algo a medio o largo plazo. Por una parte no es tan fácil el paso del jugar por compartir al jugar por compartir y competir. Son conceptos de enfocar el scrabble® de forma diferente y no es fácil convencer a alguien si no viene de él mismo. Además la ventaja que nos llevan otros países es grande y la competitividad es gradual: en otros lugares memorizan los verbos con que anticipan a- como poco y aquí se está aprendiendo la estrategia en el tablero y las palabras de 2.

–         Muchos desconocen que antes de competir en Paraguay habías competido en España como componente de la AJS. ¿Qué echas de menos de la competición española?

Haber estado en los inicios de la AJS es un orgullo para mí y ver cómo ha ido creciendo con los años más todavía. Algunos me recordarán cantando las letras en la primera duplicada mundialista, en España. Lo que más echo de menos es a los amigos que se fueron creando en tantos años de cumplir religiosamente con los encuentros tras los tableros. También extraño las competiciones que, en diferentes lugares, diferentes paisajes, diferentes anfitriones, era algo muy bonito de compartir. Y tenías donde ir cada tres meses (y hoy en día seguro mucho más).

–         Tras diversos años de competición ¿A quienes destacarías como los jugadores más singulares por técnica, estrategia, vocabulario, psicología y hasta fortuna?

Para mí siempre fue una maestra en Scrabble Anna Genís, por la competitividad y a su vez aparente naturalidad con la que juega. En su caso en catalán. En una partida que realizó con tablero gigante yo descubrí las capacidades del juego que yo ni siquiera sabía que podían existir.

En castellano creo que Enric es el jugador más completo en la actualidad, especialmente en la combinación de estrategia y vocabulario. Por supuesto en conocimiento del diccionario debo mencionar a Blai. En Psicología descubrí el último mundial, muy a mi pesar, la capacidad de la cubano-mejicana Enma Morris. Y el de peor suerte en scrabble es, de todas todas, Xavi Alarcón, del club Queimada, al que siempre le vienen malísimas letras, o eso es lo que dice.

Pero tengo que destacar que en los años que he estado un poco fuera de la competición he visto un aumento sustancial generalizado del nivel, cosa que me motiva a nuevos retos. Y con estos individuos no quiero desmerecer al gran plantel de jugadores que estuvieron y no estuvieron en Costa Rica.

–         ¿Qué  ha aportado el scrabble® en tu vida?

La adrenalina de la competición, que me encanta. Viajes. Un escape de la rutina del trabajo y los estudios. Y, sobretodo, amistades de las que duran toda una vida.

 Andreu Pont, suerte en la nueva empresa paraguaya

santiroesENTREVISTASParaguayAndreu Pont Gómez es campeón paraguayo de scrabble. Se inició en España y en su ciudad natal, Barcelona, como uno de los precursores del scrabble competitivo en castellano integrando el Club Queimada. Se define buen administrador del atril pero de fácil desconcentración. Disputó el último Mundial bajo bandera del Paraguay, su...Noticias relacionadas con el scrabble en español