La Copa de las Naciones del Mundial de Buenos Aires no pudo ser para Argentina, pero el equipo capitaneado por Horacio Moavro se hizo con el número uno internacional después de muchos años de dominio venezolano.