Francisco Javier Guerrero gana el campeonato mexicano tras imponerse en la final a Jesús Ortega que llegaba a esta con ventaja competitiva tras una excelente competición regular. Guerrero ya se había impuesto esta temporada en el Regional Norcenca y casi de igual manera que en esta ocasión, yendo de menos a más.

Lulú Valdés finalizó en tercera posición tras derrotar en la última ronda a un Jesús Flores, que al contrario que el campeón fue decreciendo en prestaciones durante la competición tras haber sido líder las ocho primeras rondas.